Análisis de las políticas de Hillary Clinton sobre salud

La ex secretaria de Estado Hillary Clinton reveló sus planes para aprovechar el éxito de la Ley de Atención Médica a Precio Accesible adoptando pasos importantes pasos para solucionar los costos de salud para las familias de la gente que trabaja.

Entre las partes destacadas del plan se encuentra lo siguiente:

  • Reducción de costos de las medicinas recetadas.
  • Aumento de la inversión en investigación.
  • Reducción del costo de visitas de gente enferma al doctor.
  • Apoyo a las familias con altos costos médicos.
  • Y fortalecer la capacidad del gobierno para bloquear alzas injustificadas a las tarifas de seguros.

El martes, la ex secretaria Clinton ofreció una crítica a la industria farmacéutica, haciendo notar que, si bien las empresas farmacéuticas han desarrollado productos que salvan vidas, también están cosechando ganancias excesivas, en un momento en que los costos de las medicinas están mordiendo una parte más grande de nuestros presupuestos familiares. Durante su anuncio, acusó a la industria de “especular con los precios, pura y simplemente”, y de apostar al hecho de que “la gente desesperada encontrará una forma de pagar” medicinas caras. En respuesta a esto, Clinton propuso un conjunto de medidas tendientes a controlar los costos crecientes de las medicinas y a aumentar la rendición de cuentas de las empresas.

Muchos estadounidenses —cerca del 90% de los ancianos y la mitad de todos los estadounidenses— toman alguna medicina. La gente de edad avanzada cubierta por Medicare gasta más de $500 al año en medicinas que paga de su bolsillo, y la gente con estados crónicos de salud o graves enfermedades puede gastar muchísimo más que eso. Mientras tanto, las grandes empresas farmacéuticas obtienen ganancias de un total de entre $80 mil millones y $90 mil millones al año, y las empresas farmacéuticas también se benefician del financiamiento público que reciben para investigaciones mientras se gastan miles de millones de dólares en anunciar sus productos. Según un registro de sondeos de Kaiser sobre el sistema de salud realizado en abril de 2015, para la gente de todo el espectro ideológico, resolver los costos de las medicinas surgió como la principal prioridad. El 76% de los encuestados acordaron que el Presidente y el Congreso deben asegurar que la gente con condiciones tales como Sida, cáncer y enfermedades mentales pueda pagar las medicinas que necesita, y el 60% apoyó la acción del gobierno para reducir los costos de las medicinas.

Las propuestas de Clinton responden a la preocupación popular sobre los costos de las medicinas y aprovechan el apoyo que previamente ha recibido en el Senado a medidas que reducen los costos de las medicinas para la gente que tiene Medicar, así como su propuesta en 2008 de permitir que Medicare negocie precios con las empresas farmacéuticas. Pero la iniciativa que Clinton anunció constituye un paquete más integral que va más allá de las primeras propuestas y que concuerda con algunas de las propuestas que el SEIU ha apoyado en las arenas legislativas federales y estatales y en la mesa de negociaciones. El paquete incluye lo siguiente:

  • Propuestas para bajar los costos para las familias, poniendo un tope de $250.00 al mes para los costos de medicinas pagados del bolsillo de la gente con enfermedades crónicas o graves estados de salud, lo cual es una disposición que podría beneficiar hasta a 1 millón de estadounidenses y que permite que los individuos importen medicinas de otros países siempre y cuando el país tenga normas de seguridad a la par de las de Estados Unidos.
  • Propuestas para invertir en la investigación eliminando la actual facultad de las empresas farmacéuticas de borrar el costo de la publicidad directa al consumidor, y con un impuesto adicional al ingreso de las empresas dedicado a hacer inversiones en investigación. Además, se exige que las empresas farmacéuticas que se beneficien del dinero federal para investigación reinviertan una porción del ingreso en investigación, o si no, que paguen descuentos que se destinarían a apoyar la investigación básica.
  • Propuestas para bajar los costos de las medicinas en general, al exigir a los fabricantes farmacéuticos que den descuentos a los beneficiarios de Medicare de bajos ingresos, y que estos descuentos equivalgan a los descuentos que las empresas farmacéuticas hacen como condición para tener sus medicinas cubiertas por programas estatales de Medicaid, además de hacer que Medicare tenga autoridad de negociar precios directamente con las empresas farmacéuticas, así como hacer inversiones en la investigación privada que examine el valor y la eficacia comparativa de nuevas medicinas, y que los resultados de esas investigaciones se utilicen en garantizar que los costos están al nivel de la calidad.

El lunes, la ex secretaria anunció una serie de propuestas adicionales para ayudar a bajar otros costos de salud para las familias de los trabajadores. “Cuando los estadounidenses se enferman, los altos costos no deben impedirles sanar. Como los deducibles están subiendo mucho más rápido que los ingresos, debemos actuar para reducir los costos que enfrentan las familias pagados de su propio bolsillo”, dijo en una declaración. Un estudio reciente muestra que el promedio del deducible para un individuo ha aumentado 7 veces más rápido que el promedio del sueldo de un trabajador desde 2010, por lo que las propuestas de la ex secretaria harían lo siguiente:

  • Exigirles a las compañías aseguradoras que cubran 3 visitas por enfermedad al doctor sin que éstas cuenten dentro del deducible del plan, lo cual podrí ahorrarle a una persona con cobertura privada más de $100.00 al año.
  • Proporcionar un crédito tributario reembolsable de un máximo de $2 mil 500 para individuos y de $5 mil por cada familia de estadounidenses con gastos de atención médica pagados por ellos mismos que rebasen el 5% de su ingreso.
  • Y fortalecer la autoridad del gobierno para bloquear o modificar aumentos de seguros injustificados, esto, mediante la creación de un proceso de retrocesos para los estados que no modifiquen ni bloqueen los aumentos a las tarifas de primas.

Quisimos compartir los detalles de estas propuestas para ayudar a controlar los costos de atención médica, y continuaremos manteniéndole al tanto de las demás propuestas de los candidatos cuando se hagan públicas y que atiendan las prioridades del SEIU para los trabajadores.